Bienvenido a la página del Observatori Puig d'Agulles. En este site iré colgando la actualidad del observatorio, así como las observaciones más interesantes que se hagan, bien desde su emplazamiento fijo, bien en las diversas salidas que hago con el fin de encontrar cielos un poco más decentes que los que se encuentran en Barcelona y alrededores.

El Observatorio

Situación

El Observatori Puig d'Agulles se encuentra situado en la localidad barcelonesa de Vallirana, tocando la Serralada de l'Ordal. Al encontrarse a tan sólo 20 km de Barcelona, sufre en gran medida los efectos de la contaminación lumínica que castiga nuestros cielos. Además, está afectado por una considerable humedad marítima que hace disminuir bastante el número de noches útiles.

El nombre del observatorio hace referencia a la cumbre más alta de dicha sierra, que con una altura de 653 msnm ofrece unas bonitas vistas de la comarca del Baix Llobregat, a la que pertenece Vallirana. Aquí se encuentra el primer radar meteorológico que se instaló en Catalunya. Cabe decir que el nombre también tiene que ver con mi otra afición, la montaña.

El observatorio se encuentra situado en la urbanización de Can Batlle, en una modesta vivienda unifamiliar. Debido a las características de la misma y a las circunstancias personales y económicas de quien suscribe, no es posible contar con la clásica cúpula de observatorio, así que el telescopio principal se encuentra acogido en una caseta de jardín adaptada a la situación.

Telescopios

El telescopio principal es un Newton GSO de 30 cm a f/4. Está montado sobre una montura Skywatcher NEQ6 Synscan Pro II tuneada en el eje de AR para soportar los 20 kg del tubo óptico, y controlada por EQDir/EQMod. Un corto pero robusto pilar  sostiene todo el conjunto. Al lado del telescopio tengo el ordenador que controla el conjunto telescopio más cámaras, y que a su vez es controlado por escritorio remoto con otro ordenador situado en la "sala de control", una habitación que da a la terraza donde se encuentra. Terraza que, por cierto, tiene la visibilidad bastante limitada por la presencia de obstáculos, pero que no entorpecen demasiado el cielo apto para fotometría.

Asimismo, la montura dispone de un sistema de autoguiado formado por un refractor Skywatcher 80 f/5 y una CCD QHY6 (aunque en la foto hay una Atik 314L+), ya que ninguna montura permite hacer largas exposiciones sin que se noten las consecuencias del error periódico de la montura. Bueno, las monturas ASA o 10Micron pueden prescindir de él, pero sus precios son inasumibles para la mayoría de los mortales. 


Una caseta de jardín comprada por 200 € en un Leroy-Merlín y adaptada para el caso con unas ruedas con freno, hace las veces de refugio. A pesar de lo precario que pueda parecer, en un año ha demostrado ser una más que notable protección para el telescopio contra los elementos. En este enlace se muestran todos los pasos que se siguieron para su construcción.
 
El observatorio cuenta también con un Newton de 20 cm a f/4.7 con óptica de Larrosa Precision Optics, tallada en vidrio Pyrex y garantizada a un mínimo de 1/8 de onda. Se trata de una óptica de gran calidad, aunque las mediocres condiciones de seeing que suelen reinar en este lugar no permiten aprovechar al máximo todo su potencial. Está montado sobre una montura Skywatcher HEQ5 Synscan y cuenta también con un sistema de autoguiado Orión Miniguider 50/162 + cámara ASI 120MM, aunque también admite el uso de OAG. Este telescopio no está emplazado de manera fija y es el que suelo usar en las salidas que hago en busca de mejores cielos.

Ya en una línea mucho más modesta, el observatorio cuenta con un Skywatcher Newton 150 f/5 sobre una montura EQ5 motorizada, pero sin capacidad GoTo ni de autoguiado. Fue adquirido en 2003 para iniciarse en el mundo de la fotometría. Con este instrumento obtuve mis primeras curvas fotométricas y también descubrí alguna nueva variable. Sin embargo, tiene demasiadas carencias como para trabajar de manera regular con él, pues al carecer de autoguiado los errores periódicos de la montura no permiten extender las tomas más allá de un minuto, dos a lo sumo si hacemos fotometría con la estrella desenfocada (y asumiendo que perderemos el 60% de las tomas como mínimo).

Finalmente, cuenta con lo que ya es una pieza de museo: un Vixen New Polaris 125 f/5.8 que fue con el que entré, allá por 1983, en el mundo de la Astronomía, y con el que he vivido un sinfín de batallitas dignas del abuelito Cebolleta. Ya está inservible (el aluminizado está totalmente oxidado), pero lo conservo como un recuerdo sentimental.

Por mis manos pasó hace muchos años un Dobson 200 f/6 con óptica de Josep Costas, uno de los grandes mitos de la astronomía amateur de este país. Ya no lo tengo, pero recuerdo que me brindó increíbles imágenes de Júpiter y potencia para observar estrellas variables de hasta 14
m. Todavía recuerdo imágenes como la SEBD a Júpiter de 1993 o la GWS de Saturno en 1991.


Cámaras y accesorios
 
La principal cámara es una SBIG ST-8XME que lleva el excelente sensor KAF 1603ME. Con un tamaño de 13.8 x 9.2mm y 9 um de tamaño de píxel, cubre un campo de 39.5' x 26.3' en el Newton de 30 cm (resolución de 1.55"/píxel). Se trata de una CCD especialmente pensada para hacer fotometría de precisión. Posee una alta eficiencia cuántica (hasta un 80%) y un elevado rango dinámico merced a su gran capacidad electrónica por píxel (100.000 e-). Además, posee doble chip para autoguiado, lo que permite realizar tomas de hasta 900" (y puede que más pero la contaminación lumínica no lo permite) y que las estrellas incidan sobre los mismos píxeles durante toda una sesión. Sin embargo, un fallo de diseño de la ST-8XME hace que no siempre sea posible contar con estrellas de guía, especialmente si se usan filtros de banda estrecha. Por eso el telescopio conserva el autoguiado en paralelo.

Acompañan a la CCD una rueda portafiltros CFW-9A con filtros Astrodon B, V, Rc, Ic de Johnson-Cousins, y una óptica adaptativa AO-8 (aún por poner a punto).

La ST-8XME es una excelente cámara pero poco apropiada para astrofotografía al carecer de antiblooming. Para eso el observatorio cuanta con una CCD Atik 314L+ que lleva el pequeño pero excelente sensor Sony ICX285AL. Con una diagonal de 11 mm (10,2 x 8,3 mm, tamaño de píxel 6,45 um) permite cubrir un campo de 33' x 24' si se utiliza en el Newton 200 f/4,7. Se trata de una CCD con una excelente relación calidad/precio y un rango de linealidad que llega hasta 60.000 ADU's, es decir, casi el límite de saturación. Además, posee un ruido bajísimo de sólo 3,8e- RMS y una eficiencia cuántica que llega hasta un 62%, que no está nada mal. Esto la convierte en una CCD apropiada para fines científicos como astrometría y sobre todo, fotometría, pero también para astrofotografía. Su único inconveniente es que la capacidad electrónica por píxel es modesta: 17.500 e- por píxel. Además, aunque es una buena CCD fotométrica, su precisión y rango dinámico son menores si se compara con la ST-8XME y no muy apropiada para trabajos fotométricos donde se requiera alta precisión, como tránsitos exoplanetarios.

Complementa a esta CCD una rueda portafiltros electrónica Starlight Xpress SXUFW-1T2. 
También dispongo de una CCD QHY6 que, como ya he comentado, cumple funciones exclusivamente de autoguiado.

El observatorio cuenta también con una vieja Starlight Xpress MX5. En su tiempo era una CCD muy apreciada por los fotometristas por su sencillez, buena respuesta y linealidad (a pesar de ser de 12 bits). Hoy día esta CCD está muy superada. Todavía funciona y no descarto darle algún uso más mientras no tenga una CCD mejor que la Atik. Por desgracia, esta CCD es muy complicada de instalar dada su antigüedad y, bueno, funciona con Windows XP pero no he conseguido que funcione con Windows 7.

Y finalmente, mi última adquisición: una ASI 120 MM, una cámara con sensor CMOS especializada en planetaria, y que me ha dado excelentes resultados a pesar de no haber trabajado mucho con ella.

Del resto de los accesorios, lo tipico: oculares, unos prismáticos Vixen de 7x50 con mucha "solera", etc.